jueves, 11 de mayo de 2017

EL CORAZÓN DE LA BESTIA


Título: El corazón de la Bestia
Autora: Brie Spangler
Editorial: Montena
Nº de páginas: 347
Año de publicación: 2017
Valoración: 3/5
 
Resumen: Nadie está a gusto en su propio cuerpo. Pero Dylan siente que el suyo es demasiado. Demasiado alto, demasiado peludo, demasiado grande. En terapia conocerá a Jamie y, por primera vez en su vida, encajará. Ella le mira como nadie lo ha hecho antes. Y cuando él la mira, ve en ella todo lo que siempre ha querido. En cambio los demás, cuando miran a Jamie, ven algo completamente distinto. Y cuando la presenta como «su chica», sus amigos se ríen. Demasiado. ¿Somos lo que ven los demás? ¿O somos lo que queremos ser?
OPINIÓN PERSONAL
El corazón de la Bestia es una reescritura del cuento homónimo de la Bella y la Bestia que le da un giro de tuerca al argumento y a los personajes. Evidentemente, Brie Spangler no se trae la historia completa a un tiempo presente, sino que rescata a los personajes y propone otros problemas que hacen que nos replanteemos la visión que la sociedad tiene sobre el transgénero, el gigantismo, la adolescencia y el futuro incierto de unos muchachos que van muy por delante del tiempo que les ha tocado vivir.

Tengo sentimientos encontrados y quizá sea esto lo que más me acerca a Dylan, el personaje principal, precisamente porque esta novela tiene cosas muy buenas y, luego, se me desinfla por otro lado. Me explico: por un lado, los temas que aparecen en esta historia son maravillosos: 

1) El bullying es el punto de conexión entre Jamie y Dylan, los protagonistas. Ambos tienen en su opinión un problema: los demás no les ven como personas normales. Dylan tiene un problema de crecimiento increíble y además es muy peludo, mientras que Jamie es transexual. Lo curioso es que si bien ellos se sienten en este momento presa de una persecución social por parte de sus compañeros, hay escenas en las que ellos también se refugian en estas prácticas para poder encajar al menos en un pequeño círculo de amistades. Lo grandioso es que se dan cuenta de que a quienes más perjudican es a ellos mismos y cesan en maltratar a otros alumnos.  
2) El transgénero: es un tema que aparece muy poco en la literatura, por desconocimiento y por rechazo (no nos engañemos). Al principio de la historia se toca como un problema cuyas consecuencias inmediatas requieren de terapia psicológica para poder sobrellevar la respuesta negativa de la sociedad. Sin embargo, según van pasando los encuentros y desencuentros entre los personajes, ser trans convierte a Jamie en una persona con unas características que la convierten en un ser especial y único.
3)El gigantismo: A primera vista, un adolescente excesivamente alto no parecería tener un problema identitario, pero lo cierto es que esto, junto con la aparición exacerbada de pelo, crean en Dylan una inquietud que le lleva a rechazar su propio cuerpo y la vida a la que se ve sometido. Precisamente, en el instituto sus compañeros convierten en mofas su aspecto físico, llamándole la Bestia, y creando en él una inseguridad que parece difícil de resolver.

4) La amistad en la adolescencia: probablemente es uno de los pilares en las relaciones sociales de cualquier persona, pero en los adolescentes es algo que se acentúa muchísimo más. El problema es cuando Dylan se da cuenta de que da más de lo que recibe y que aunque piense que es mejor tener al enemigo de amigo, esa situación solo dilata un poco más la soledad a la que se tiene que enfrentar. En el caso de Jamie, la amistad es más una transacción de intereses puesto que se ha sentido defraudada en demasiadas ocasiones. Su situación personal, además, genera mucho más rechazo que la de Dylan, viendo como muchas personas le dan la espalda porque ni entienden, ni quieren entender el proceso de configuración de identidad por el que está pasando.
5)El amor adolescente: parece que cuando cumples los quince años es obligatorio haber tenido un montón de relaciones aunque no hayan sido realmente sentidas por uno de los miembros de esa pareja. Para Dylan y para Jamie es un terreno aún por explorar, porque su físico parece un hándicap en una etapa de la vida en la que las apariencias importan muchísimo más que los sentimientos, por mucho que los adolescentes quieran reivindicar sus sentimientos por encima de las decisiones que toman por ellos los adultos.
6) Los lazos familiares: quizá queden en un segundo plano para los dos protagonistas, puesto que están en un momento en el que se sienten incomprendidos. Dylan además tiene que afrontar la pérdida de su padre y cómo su madre ha construido un entorno en el que esa figura paterna tiene más presencia y relevancia que el hecho de que madre e hijo puedan estar juntos y afrontar la vida de acuerdo a sus propios parámetros. Por su parte, Jamie se siente igualmente incomprendida por unos padres que aunque respetan que se sienta una mujer, la sobreprotegen excesivamente porque son conscientes de que la sociedad no termina de estar completamente preparada para personas como ella.
PERO el personaje de Jamie genera en mí cierto rechazo por su continuo intento de que Dylan reaccione como ella quiere. Y aquí es donde me parece que la historia flojea. Dylan es un protagonista completo: su manera de ver el mundo podría ser el de cualquier chico que sufre bullying y que no entiende por qué su cuerpo tiene que ir en contra de su voluntad. En lo que se refiere a Jamie y su relación con ella, es un muchacho inocente sin experiencia en el amor, que intenta resolver las trabas que encuentra como él considera que puede hacerlo. Los rechazos iniciales son razonados a su manera y siempre encuentra la forma de ver la vida de otro modo para poder ser un poco más feliz. Y probablemente, que Jamie no vea o no quiera ver esto me enfada, porque en mi opinión ella también se encuentra en la misma situación. Eso no quiere decir que Jamie no me guste en absoluto, porque me parece una chica valiente y con las cosas claras. Además tiene unos referentes transgénero muy estables y cómo cuida su identidad es una consecuencia directa de esto. 
Así que, como dice, en mi opinión, la mejor cita de todo el libro:
¿Somos lo que ven los demás? ¿O somos lo que queremos ser?